Fuimos un mediodía, nos atendieron muy amablemente. Los platos muy ricos y muy bien servidos. El cochinillo Segoviano muy bueno, no me pareció un restaurante caro, no es barato tampoco, pero no es descabellado. Un rincón tranquilo y agradable. Y al medio día opciones ricas con buen precio.

Fuimos 4 personas que pedimos platos variados, desde pescado, escalopes al marsala, pechugas rellenas y ceviche. Todo excelente y muy bien atendidos Gastamos $320 con dos botellas de vino precio mediano. Volveremos